Virbac Spain

El Otoño ya está aquí, ¡recuerda estos consejos!

Más consejos otoñales

Puntuación 5 (1 Votos)

Parecía que este año el Verano no quería irse y hemos podido disfrutar de las altas temperaturas hasta hace apenas unos días. Pero el curso de las estaciones no hay quien lo detenga, así que como cada año, el Otoño ya está aquí y debemos tener en cuenta una serie de factores que pueden afectar a nuestros mejores amigos. 

Mantén a raya a los parásitos

Aunque el tiempo caluroso termine, no debemos descuidar la protección de nuestro perro frente a los parásitos. Collares y pipetas seguirán siendo nuestros aliados, y por supuesto deberíamos dar a nuestro amigo la pastilla para combatir posibles gusanos intestinales

Además, los meses otoñales son perfectos para la detección de enfermedades parasitarias como la leishmaniosis. Nuestro veterinario extraerá sangre a nuestro perro, y con solo una gotita podrá decirnos si ha sido infectado durante el Verano o no. Recuerda que la detección precoz es fundamental para combatir la leishmaniosis canina, 

Prepárate para la muda de pelo 

Uno de los dos picos de muda anuales coincide con el descenso de las temperaturas tras el Verano, con el fin de cambiar el pelo fino por otro más aislante y denso. Para ayudar a nuestro perro en este proceso de cambio de pelo, podemos darle un baño que ayude a retirar el exceso de pelo muerto, y además deberíamos incorporar a nuestra rutina diaria un buen cepillado. La aspiradora y los rodillos quitapelos serán nuestros grandes aliados para disminuir la cantidad de pelo en casa y en nuestra ropa. 

Cuidado con los cambios bruscos de temperatura 

Según vaya pasando la estación, llegará el momento en el que pongamos la calefacción en casa… ¡se está tan calentito! No todos los perros son igual de frioleros, pero a muchos les gusta dormir cerca del radiador, por lo que si llega el momento del paseo, el cambio de temperatura del interior del hogar al exterior puede ser de bastante grados y es peligroso para nuestros compañeros perrunos. Por tanto, debemos procurar que esos choques térmicos sean lo más suaves posibles, especialmente en perros muy sensibles, utilizando abrigos, por ejemplo. 

En los días de lluvia, sería recomendable secar a nuestro perro al subir a casa, con toalla y si lo tolera, también con secador. El exceso de humedad en la piel puede propiciar el crecimiento de hongos y bacterias, especialmente en pliegues y almohadillas, así que recuerda secar bien a tu amigo perruno en esas zonas. 

 

¿Se te ocurre algún consejo más para esta época otoñal? ¡Cuéntanos!

Clasificar: 5 4 3 2 1