Virbac Spain

La obligatoriedad del microchip en perros y gatos

Puntuación 5 (4 Votos)

Si ampliamos la familia con un perro o gato debemos ser conscientes de las diferentes responsabilidades que adquirimos a partir de ese momento. Entre ellas está la de identificar correctamente a nuestro animal antes de los 3 meses de edad, ya que así lo manda la legislación. Pero además es la manera de asegurar que nuestro mejor amigo vuelva con nosotros en caso de que por algún despiste se pierda.

¿Qué es el microchip? 

Es un pequeño dispositivo (de aproximadamente 1 cm de largo y 1-2 mm de grosor) que se implanta debajo de la piel del lado izquierdo del cuello, mediante un proceso nada traumático ni doloroso para el animal. Una vez colocado permanecerá ahí durante toda la vida del animal, ya que no hay manera de que se pierda.

¿Cómo funciona? 

Cada microchip lleva asignada una numeración única y exclusiva, pero para que ese código numérico se relacione con unos datos en concreto debemos darlo de alta. Nuestro veterinario enviará todos nuestros datos y los de nuestro animal al registro de identificación de animales de compañía de nuestra Comunidad Autónoma y se añadirán a la base de datos. Si cambiamos de domicilio o número de teléfono, de nuevo tendremos que ponernos en contacto con el veterinario, con la finalidad de que pueda actualizar nuestros datos de contacto en el registro correspondiente. 

Para la lectura del código numérico contamos con un aparato capaz de detectar la existencia del microchip debajo de la piel del animal. Este aparato es el lector de microchips, que funciona emitiendo ondas de radio de baja frecuencia que atraviesan la piel y hacen que el microchip retransmita una señal de rebote, que recoge el lector, permitiendo visualizar en la pantalla el código numérico correspondiente. 

gato_perro_jugando.png

¿Por qué es obligatoria la implantación del microchip? 

El microchip de los animales es similar a nuestro DNI. ¿Qué harías si no tuvieras tu documento de identidad? ¿Verdad que es importante disponer de él? 

Para nuestros animales también lo es ya que, por ejemplo, un animal sin microchip no puede viajar, no puede ser vacunado frente la rabia y, en caso de que se extravíe, no hay manera de saber de dónde viene ni quién es la persona responsable. Por desgracia, los accidentes ocurren: nuestro gato puede salir de casa, nuestro perro puede asustarse con un petardo y salir corriendo, etc. ¿Te imaginas no volver a ver a tu perro o gato solo porque no dispone de microchip? 

Identificar a tu amigo de cuatro patas es rápido y sencillo. Si no tiene microchip aún ¡pide cita rápidamente con tu veterinario!

effitix-antiparasitario-externo-perros.jpg

Clasificar: 5 4 3 2 1