Virbac Spain

Desparasitación: Llega el otoño y toca desparasitar

La prevención y el control de los parásitos

Con la llegada del otoño, toca hablar de un tema de absoluta necesidad, no solo porque las parasitosis son la causa de serios problemas médicos y económicos en el caballo, sino también porque es una fecha clave para el control de los mismos.

Siempre hemos escuchado lo importante que es desparasitar nuestros caballos varias veces al año y en diferentes épocas, como si de una rutina se tratase. Es por ello, que para muchos se trata de una actividad a la que restamos importancia y sobre la que no nos planteamos nada más allá de adquirir un producto en el mercado, una compra normalmente basada en el aspecto económico, obviando otros factores como el asesoramiento veterinario.

Es importante conocer el ciclo de vida de estos parásitos para poder utilizar los mecanismos de prevención y los programas de control de forma exitosa e interrumpir precisamente su ciclo de vida, lo cual es clave para su control. 

-La prevención y el control de los parásitos

Los programas preventivos contra parásitos internos podemos abordarlos desde dos perspectivas diferentes:

A) Manejo

Los programas de manejo que interrumpen el ciclo vital de los parásitos antes que la infestación ocurra, son la clave para un control exitoso, sobre todo cuando hablamos de colectivos de caballos como yeguadas o ganaderías, donde muchos animales comparten los prados. A continuación, se detallan diversos aspectos a tener en cuenta en el manejo de las instalaciones:

pastoreo_caballos_establos.png- Mantener la densidad de la población equina dentro de los límites. 

- El pastoreo alternado con rumiantes y los esquemas de rotación de pastos ayudarán a interrumpir el ciclo vital de los parásitos. Pastorear rumiantes en rotación con caballos reducirá la infestación parasitaria, debido a que la mayoría de los parásitos internos buscan huéspedes específicos. 

- La rotación de pastos puede también ayudar a decrecer la incidencia del sobre pastoreo, por lo tanto disminuyendo la ingestión de parásitos.

- Agrupar a los caballos por edades en los pastos ayudará a minimizar que los caballos jóvenes estén en contacto con infestaciones larvales extensas. 

- Asegúrese de aislar y desparasitar todos las nuevas incorporaciones a la explotación o inquilinos temporales.

- La sanidad en los establos es esencial. 

- El estiércol debe ser correctamente eliminado y especial atención a las primeras deposiciones después de aplicar tratamientos antiparasitarios

- Utilizar comederos para el heno y el pienso, ya que alimentar a los caballos en el suelo aumenta el riesgo de infectarse con los  parásitos diseminados por el suelo. Todos los comederos, baldes y bebederos deberían ser rutinariamente limpiados para prevenir contaminación fecal del alimento o el agua. 

 

B) Tratamiento farmacológico: 

Para eliminar los parásitos han sido desarrolladas distintos tipos de fórmulas químicas, denominadas antiparasitarios o antihelmínticos. Estos antihelmínticos están disponibles en diferentes  presentaciones en función de su vía de administración  y se venden bajo muchos nombres comerciales y las dosis administrada dependerá del peso del animal y no del grado de parasitación.

Pero, ¡NO todos los antiparaistarios son iguales! Unos son más eficaces para unas especies parásitas que para otras, y para unos estados larvarios más que para otros, porque incluso siendo magníficos para unos pueden ser absolutamente ineficaces para otras especies o estadios larvarios más resistentes. Por ello el principal motivo que nos haga decidirnos por un producto u otro no debe ser su precio sino su indicación. Los caballos necesitan ser desparasitados varias veces al año, comenzando a las 4 u 8 semanas de edad y si los productos no son los adecuados, además de estar arriesgando su salud podemos estar malgastando nuestro dinero. 

Tampoco podemos olvidar que debemos utilizar tratamientos rotativos, es decir alternar los principios activos de los antiparasitarios para evitar la aparición de resistencias.

Pero para saber que carga parasitaria mantiene nuestro caballos en su interior y cual será el producto más adecuado para su tratamiento, nada mejor que realizar un análisis coprológico, al menos una vez al año, que nos indicará si las medidas de manejo adoptadas y los productos antiparasitarios utilizados están funcionando según lo previsto o bien tenemos que cambiarlos. 

Al tratarse de medicamentos con prescripción veterinaria, será vuestro veterinario quien os aconseje qué producto y qué fecha son las adecuadas en cada caso.

 

Sobre el autor

Pedro Chimeno